Qué ver en Nerja

El Balcón de Europa en Nerja

Nerja está situada a unos 50 kilómetros de Málaga. Es una de esas ciudades pequeñas (tiene una población aproximada de unos 22.000 habitantes, de la que casi una tercera parte son foráneos) de la costa mediterránea que aún conservan esa tradición de pueblo blanco, con calles estrechas y limpias, y con ese sabor a mar difícil de contar con palabras. Resulta curioso comprobar cómo hay sitios que pese a no ser muy grandes tienen lugares atrayentes para visitar. Y en Nerja tenemos algunos ejemplos dignos de mención.

¿Qué podemos ver en Nerja?

Si hay algo que se debe reseñar -y que a mí me ha dejado totalmente enamorado- son las numerosas calas y playas con las que cuenta, algunas un auténtico lujo a la vista. Eso, unido a su ubicación a orillas del Mediterráneo, y el clima que le confiere su cercanía a la provincia de Granada (es la población más oriental de la Comarca de la Axarquía y, por ende, de la provincia de Málaga), hacen de ella uno de los destinos turísticos veraniegos en la Costa del Sol.

La gastronomía se suma también al conjunto y, como pude dar fe callejeando por la ciudad, se puede degustar una variedad enorme de platos tanto nacionales (no falta la paella, el “pescaito” frito o el tapeo) como internacionales (me sorprendió comprobar la cantidad de restaurantes que sirven comida indía, turca, israelí, argentina…). Yo sucumbí a la cocina nacional, y he de confesar que las frituras de pescado fueron mi debilidad.

¿Qué lugares visitar en Nerja? Hay varios de visita obligada. Para empezar, y sin dudar, las denominadas Cuevas de Nerja son la atracción por excelencia de la zona. Situadas en una pedanía llamada Maro, estas cuevas fueron descubiertas en 1959. Según reza la documentación que me dieron en el lugar (soy recolector de folletos turísticos), tiene una superficie de unos 35484 metros cuadrados… O dicho en palabras llanas: Es ENORME.

Francamente, uno se queda allí extasiado. Las formaciones visuales que (en semi oscuridad) deja aquel espacio abierto y anárquico, entre estalactitas, estalagmitas, y corredores suntuosos a distintas alturas, es brutal. Una curiosidad sobre el sitio… En España, tras el Museo del Prado y la Alambra de Granada, es el lugar más visitado. Impresiona, ¿verdad?

Playa de Calahonda en Nerja

Muy cerca de allí se pueden visitar también una zona natural increíble: los acantilados. Hay muchos, hay que reconocerlo y no pude visitarlos todos, pero os recomiendo especialmente los de Maro. Si os soy sincero no me imaginaba encontrarme un lugar como aquel allí: solitario, tranquilo, y bellísimo. Especialmente después de haber visto el frenesí y el trasiego de la propia Nerja con los turistas.

Un último apunte… Lugares dentro de la propia Nerja con especial sentido turístico hay varios, aunque ninguno como el denominado Balcón de Europa, un parque mirador abierto hacia el mar, con rompientes rocosos a sus pies, situado en la zona más comercial y visitada de la ciudad, donde uno puede disfrutar de unas vistas increíbles y no muy habituales: a un lado la costa malagueña, y a otro, la granadina.

Otras ciudades de Málaga

La provincia cuenta con otras ciudades bien bellas que merecen que se les dedique un tiempo muy especial, empezando por lo mucho que hay que visitar en Málaga capital, con su catedral “manquita”, su Alcazaba y su castillo de Gibralfaro. O la dolménica Antequera, o la impresionante ciudad de Ronda, de la que el Tajo os arrancará un suspiro. Si tenéis tiempo, no os detengáis solo en Nerja: tomad un coche, y recorred la provincia. Os sorprenderá.

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top