Cómo ahorrar en tus vacaciones

Mochila de viaje

Ya has encontrado tus próximas vacaciones/escapada. Has encontrado una oferta genial de avión y estás pensando en coger un hotel de lo más mono. Bien, vas por buen camino; no obstante, ésto no significa que tu viaje salga barato; muchas veces en los destinos nos volvemos locos y gastamos más de lo que deberíamos de modo que ¿cómo podemos solucionar esto? Muy sencillo, extremando la precaución y teniéndolo todo controlado de antemano.

¿Dinero en metálico para cambiar o tarjeta de crédito? Esta es la primera de las preguntas que nos hacemos a la hora de viajar. Tened en cuenta que las comisiones por pagar con tarjeta en otro país existen, asimismo, el cambio de divisas puede variar dependiendo del local que escojamos para realizarlo. Mejor llevar dinero contante y sonante, aunque la tarjeta siempre viene bien para emergencias.

Aunque en la mayoría de los países encontramos cajeros, podemos meternos por zonas rurales en la que eso de los bancos y demás esté limitado. Este es otro motivo por el que ir con dinero físico y no con tarjeta. Eso sí, no lleves el dinero en el mismo sitio, mejor repartirlo por diferentes zonas, bolsillos, bolso, mochila etc.

Es bueno estudiar el cambio de divisas del país al que vamos. Infórmate. Siempre hay foros en los que se habla de determinada oficina en la que el cambio es mejor. Si lo prefieres, puedes cambiar en tu ciudad un poco de dinero para no llegar sin cambio a tu destino, pero esto es menos recomendable, pues las comisiones son más altas.

Una vez decidamos cómo vamos a llevarnos nuestro presupuesto debemos tomar otras decisiones. Aunque el hotel que has visto es espectacular, si quieres ahorrar quizá sea mejor alquilar un apartamento o una casa de huéspedes con cocina. Esto te dará la posibilidad de cocinar a ti mismo, comprando ingredientes autóctonos y gastando muchísimo menos dinero que si comieras y cenaras por ahí. ¿Significa eso que no voy a poder comer nunca fuera de casa? Claro que no, pero ahorrar al máximo te permitirá después darte un buen homenaje.

Mercadillo callejero

También se puede ahorrar comiendo fuera de casa ¿cómo? Comiendo como un autóctono. Ubica los puestos callejeros y busca menús del día para gente local, seguro que te sorprende algún plato delicioso y que el importe será muchísimo menor que el de los restaurantes para turistas.

Una buena opción es tirar de tecnología; y es que gracias a internet y los smartphones podemos encontrar un sinfín de aplicaciones que nos harán de guía. Así, además de mapas y listas de monumentos imperdibles en una ciudad, también podemos encontrar información sobre los lugares más económicos para comer o beber.

A la hora de las visitas existen muchas opciones para ahorrar. Primero investiga si tu destino cuenta con alguna tarjeta de turista. Grandes ciudades como Londres o Berlín cuentan con tarjetas que te permitirán moverte con el transporte público durante tu estancia y entrar a los monumentos más importantes por muy poco dinero.

Además, también es interesante el tema de los días gratuitos en museos y galerías. La mayoría de ciudades cuentan con estos días, sólo tienes que informarte y asegurarte de llegar pronto, pues durante esas jornadas las visitas se multiplican.

Por último, ojo con el tema de los seguros de viaje. Muchos pensáis que al viajar por Europa no son necesarios, nada más lejos de la realidad. Sí, puedes contar con sanidad gratuita, pero en la mayoría de los casos vas a tener que abonar las visitas y posteriormente reclamarlas en tu país. Sin mencionar que podemos encontrarnos con otros contratiempos como maletas perdidas o robadas. Para estos casos mejor contratar un seguro, que no salen mal de precio y pueden salvarnos en más de una ocasión.

¿Si sigo estos pasos voy a ahorrar mucho dinero en mi viaje? Sí y no. Sí, pues el tema comida y bebida, así como visitas turísticas lo vas a tener muy controlado. Pero siempre nos apetece comprar cosas, en este punto escapa de los lugares turísticos, callejea un poco más y encuentra tiendas más tradicionales o alejadas de las zonas más turísticas, los precios, por norma general, serán un poco más bajos.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top