Consejos y recomendaciones de viajes para Bucarest

Bucarest

Desde su entrada a la Unión Europea, Rumanía ha despertado mayor interés y curiosidad en turistas de todo el mundo. Su capital, Bucarest, está considerada como una “pequeña Paris” por la belleza y elegancia de sus calles y avenidas.

Rumanía lleva en si misma una historia que encadena leyendas con realidad, debido en parte a su ubicación fronteriza entre el mundo cristiano y el Imperio Otomano.

Su principal atractivo turístico es, como dijimos, en su capital, Bucarest que vive actualmente un vertiginoso crecimiento y actualización después de décadas de régimen comunista.

Su paisaje urbano se ha remozado en los últimos 20 años gracias a un plan de restauración que ha vuelto el brillo a antiguos edificios. Asimismo, la oferta oferta cultural y de espectáculos es amplia y variada dando lugar a una de las noches más activas de esta parte de Europa.

Bucarest recupera así el sobrenombre con que se la conocía en los años treinta: el Pequeño París. Podemos comprobarlo caminando la avenida Kisselet, cuyo recorrido bordeado de árboles emula a los Campos Elíseos e incluso termina en un Arco del Triunfo casi gemelo al parisino de Napoleón.

También veremos el símil al contemplar el Teatro de la Ópera, los palacios y muchos edificios de corte neoclásico que se encadenan en sus calles y avenidas.

Una moderna red de autobuses urbanos y cuatro líneas de Metro comunican perfectamente las zonas de la ciudad, facilitando las visitas a lugares obligados como el faraónico Palacio del Pueblo (actual Parlamento), el Museo de la Aldea, el Palacio Real (sede del Museo Nacional de Historia) o la iglesia Patriarcal.

Sin dudas, los viajeros que busquen asomarse a una ciudad señorial y, sin embargo, viva, encontrarán en Bucarest un lugar ideal para pasar sus vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*