Shikoku Henro, el Camino de Santiago en versión japonesa

Shikoku Henro

Según la religión budista, si consigues completar el circuito de los 88 templos de la isla japonesa de Shikoku, lo que se conoce como el Shikoku Henro, te libras de las 88 pasiones humanas negativas del budismo. Y todo porque cada uno de estos templos se corresponde precisamente con una pasión humana negativa. ¿Qué fácil verdad?. Pues no, no creáis que es tan sencillo, ya que el itinerario tiene más de 1.200 kilómetros…

Pero no os preocupéis, al parecer los dioses budistas se han modernizado y permiten actualmente que se pueda hacer el circuito en autobús turístico, en coche o en bicicleta. Todo comienza en Tokushima y, desde aquí, los peregrinos, turistas y lugareños visitan los 88 templos en el sentido de las agujas del reloj. ¿Lo más recomendable?. Hacerlo en primavera y en otoño, ya que en verano el calor es un poco asfixiante y de junio a octubre la costa del Pacífico recibe las desagradables visitas de los tifones.

Shikoku es la isla más pequeña de las cuatro que conforman Japón. Esta peregrinación de los 88 templos se puede entender, salvando las distancias, algo así como el Camino de Santiago pero en versión japonesa. Desde siempre la tradición marca que el camino se haga andando, vestido con un pantalón y una chaqueta blancas, un sombrero cónico y un báculo con campanilla. Pero, desde que se ha vuelto más turístico, se permite hacer el recorrido en autobús o en coche, siempre cumpliendo con la visita a los 88 templos.

El Shikoku Henro se lo debemos al gran monje budista Kobo Daishi Kukai, quien realizó este mismo camino espiritual hace más de 1.200 años para fomentar su fe. Desde entonces se ha convertido en una de las grandes rutas espirituales en Asia. Tanto es así que el año pasado fueron más de 500.000 personas las que lo completaron. No creo que todos buscaran precisamente librarse de las pasiones humanas negativas. Pero, ya de paso, ¿verdad?…

Como os decía, el inicio de la ruta tiene lugar en el templo de Ryozen-ji, en Tokushima, para concluir 1.200 kilómetros después en la prefectura de Kagawa, concretamente en el templo de Okubo-ji, considerado por muchos el más famoso y bonito de todos. Tiene lo suyo que el mejor templo sea el último de los 88, ¿no?… Tal vez lo hicieron a posta para que completáramos el peregrinaje…

De todas maneras no hay un manual oficial que nos diga dónde debemos empezar y dónde terminar. Según los budistas el inicio y el final no importa, aquí lo que vale es visitar los 88 templos a pie, en bicicleta, en autobús, en coche… como sea, vaya. Se cree que en total se puede tardar aproximadamente 40 días en hacer todo el trayecto, a razón de 30 kilómetros por día. Evidentemente todo esto depende de cada uno, claro.

La infraestructura turística que crece alrededor del Shikoku Henro cada vez está mejor montada. Hay muchos alojamientos, desde hoteles de lujo hasta albergues y otros más asequibles, situados junto a los templos para pasar la noche. Siempre es aconsejable reservar con antelación si vais a hacer la ruta en temporada alta (primavera u otoño) aunque en ocasiones hay habitaciones libres de un día para otro.

A todo esto hay que añadirle el carácter de viaje espiritual y tradicional que supone visitar cada uno de los templos, amén de la suerte de disfrutar de un legado monumental difícil de igualar y unos paisajes de película. A lo largo del camino hay jardines de enorme belleza, cuevas naturales y templos profusamente decorados con todo lujo de detalles.

Si disponéis de tiempo de sobra y queréis lanzaros a alguna aventura, el Shikoku Henro es vuestro destino. Una ruta espiritual y maravillosa, que aúna viejas tradiciones, naturaleza, espiritualidad y un trasfondo único. ¿Cuándo tendréis la posibilidad otra vez de deshaceros de vuestras 88 pasiones humanas negativas?.

Foto Vía Kublai Tours

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*