San Valentín en la Provenza

Ardeche

Se acerca una cita con el romanticismo: el día de San Valentín. ¿Por qué no buscar un hotel romántico en un lugar especial para disfrutar con nuestra pareja? Vayamos hoy a la región francesa de la Provenza.

La región administrativa se denomina “Provenza-Alpes-Costa Azul” (o PACA como es más común llamarla) y está situada en el sudeste del país, sobre el Mediterráneo. Limita al norte con la región de Ródano-Alpes, al este con Italia (regiones de Liguria y Piamonte), al sur con el mar Mediterráneo, y al oeste con la región de Languedoc-Rosellón. Rodea a Mónaco, la pequeña ciudad-principado independiente y su capital es la conocida, Marsella.

Podríamos decir que la Provence comienza en Montpellier y discurre por la costa mediterránea hasta la frontera con Italia y hacia el norte llega a los Alpes, casi hasta Grenoble.

El río Ródano, que recorre Francia desde el norte hasta su desembocadura en la Provenza, sirve de eje de comunicaciones. Grandes centros del pasado poderoso de Roma se sitúan muy cerca de él: Nimes, Arles, Aviñón, Orange o Vaison la Romaine. Aix-en-Provence está también muy cerca, así como regiones menos conocidas pero bellísimas como el Ardeche, con sus increíbles cañones (ideal para la práctica del rafting)  o la Camargue, zona de marismas, paraíso para las aves en la desembocadura del río.

Puente de Gard (Uzès)

Acueductos romanos, iglesias románicas, castillos en mitad de una naturaleza cuidada, pequeños pueblecitos restaurados con callejuelas empedradas y mercados. Merece la pena pasar por Uzès, Vers Pont du Gard, Bourdic, Collias, Saint Quentin la Poterie, Saint Maximin donde se respira el aire típico de la comarca provenzal.

Recorriendo la Provenza llegamos a los Alpes. Ciudades como Gap y estaciones de esquí como Isola 2000 son ya muy conocidas.

Para esta escapada romántica de San Valentín, además, encontraremos en la Provenza  multitud de excelentes spas y pequeños hoteles en pueblecitos donde inundarnos de su ambiente pacífico.

Foto/ Flickr de ohaoha
Foto/ Flickr de Wolfgang Staudt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*