Ruta gastronómica por Málaga

Espetos de sardinas

La gastronomía andaluza es un motivo muy pero que muy interesante para dejarse caer por alguna de sus ciudades más turísticas. Málaga, por ejemplo, además de atesorar un infinito patrimonio cultural, cuenta con una mesa exquisita, plagada de recetas que satisfacen al comensal más exigente.

Podemos decir de la cocina malagueña que es una cocina marinera. No obstante, al formar parte de la geografía andaluza, recibe influencias de pueblos muy diversos. Así, hay presencia de los salazones fenicios y romanos o de las recetas más dulces de la repostería árabe. No queda lejos la cocina castellana, algo que se puede apreciar en sus guisos o sopas.

El pescado está muy presente en la ciudad costera de Málaga. Aquí, probar piezas frescas es fácil. Además, cuentan con bastante variedad y un sinfín de formas diferentes de prepararlos. Destacan, eso sí, los famosos espetos malagueños. El plato más internacional de la provincia.  Se trata de sardinas asadas en un palo sobre una barca. Las mismas están saldas, y se cocinan a fuego muy lento sobre las brasas. Una receta con tradición y con ciertos secretos que sólo los espeteros saben poner en práctica.

Los espetos son famosos, sí, pero la fritura malagueña también. No caigamos en el error de pensar que sólo es pescado frito, pues la técnica también tiene su aquel. Bien elaborada, y en Málaga se elabora bien, tiene como resultado alimentos crujientes y dorados por fuera pero muy jugosos por dentro. Lo mejor de todo es que debido a la temperatura en la que se fríe, el pescado no absorbe prácticamente aceite.

¿Más productos del mar? Prueba las típicas almejas malagueñas. La ciudad siempre ha tenido fama de tener unas almejas deliciosas, también conocidas como chirlas.

Almejas al ajillo

No todo es pescado y marisco en esta ciudad. También puedes degustar deliciosas recetas a base de verdura. Las ensaladas, por ejemplo, son muy apreciadas, sobre todo la ensalada malagueña.  En la receta se incluyen ingredientes como patata cocida, naranja, cebolleta, bacalao y aceitunas. Sin duda un contraste de sabores exquisito.

También es muy común encontrar en las cartas de los chiringuitos y restaurantes la menestra a la rondeña. Aunque puede parecer un plato a base únicamente de verdura, lo cierto es que se incorporan en ocasiones piezas de embutido y carne. La menestra de verdura “viuda”, es más propia en las épocas de asistencia religiosa.

En toda Andalucía hay cierto gusto por las sopas frías. Mientras que en Córdoba debes probar el famoso salmorejo y en otros puntos el gazpacho andaluz, aquí, en Málaga, es típico el ajoblanco. Como su propio nombre indica es una sopa fría a base de ajo, pero también incorpora aceite de oliva y almendras. Se puede tomar acompañado de uvas o con trocitos de melón.

¿Y la carne? En Málaga también hay buena carne. La mayoría viene de las zonas del interior, especialmente de la Serranía de Ronda. Aquí hay mucha tradición en embutidos como la morcilla. No te olvides de probar algún plato con origen de los montes de Málaga, tales como el Rabo de toro a la Rondeña.

También hay otros platos a base de choto serrano, pavo o perdices; y es que la carne de perdiz, en esta tierra, es bien valorada.

Los postres en esta parte del país tienen ese toque árabe tan especial. Recordemos el pasado de la ciudad, no es por tanto extraño que el recetario árabe hiciera mella. Son muy apreciados los postres de Antequera, como los roscos y tortas de almendra. Además, destacan productos como los Bienmesabe, un delicioso postre que se elabora en el Convento de Clausura de Belén de las Monjas Clarisas desde 1635 con la misma receta y a base de azúcar, almendras, huevos, almíbar y canela, entre otros.

Si algún día te apetece probar la “comida rápida” malagueña, debes pedir un campero o pepito. Son panes redondos con base de jamón cocido, queso, mayonesa y verduras. Pueden ir acompañados de un sinfín de ingredientes, como pechuga de pollo o incluso atún.

 ¿Qué más se puede pedir en esta escapada a Málaga? Pues lo cierto es que además de su cocina, hay que destacar que la ciudad cuenta con una oferta realmente amplia en cuanto a hoteles se refiere. Apuesta por opciones bien valoradas por sus clientes como el Hotel Ibis Centro, un establecimiento de 2 estrellas situado muy cerca de la catedral de Málaga y de las calles con más restaurantes de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*