Roma: Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

No es necesario que hayas visitado Roma. Su nombre te sonará porque ha sido el escenario privilegiado del encuentro histórico de los 3 tenores (Carreras, Pavarotti y Domingo) en un espectáculo que ha dado la vuelta al mundo millones de veces a través de la tele y vídeos.

Nuestro consejo de viaje de hoy se centra en las famosas Termas de Caracalla,  a un paso de la mayoría de los hoteles en Roma, merecen un apartado por su belleza y significación.

Las Termas fueron encargadas en el año 212 por Marco Aurelio Antonino Basiano, hijo del emperador Septimio Severo al cual sucedió matando a su hermano a la muerte de su padre. Este mal genio no terminó al ascender al poder y parece que no se cansó de guerras, intrigas y asesinatos durante todo su gobierno del imperio.

Sin embargo, algo bueno dejó al mandar a construir las Termas que se abrieron con el nombre de Aurelianas. Después de la muerte de Marco Aurelio Antonino Basiano, se las rebautizó con el sobrenombre que llevara el emperador: “Caracalla”.

¿Por qué ese nombre? Así se le llamó a él y, después, a sus Termas debido a que en sus aventuras guerreras por la Galia de entonces, se trajo un modelito de capa usada por los antiguos franceses: la caracalla.

Termas de Caracalla

Termas de Caracalla

Tanto le gustó que la impuso por ley como vestimenta obligada para las entrevistas con el emperador.

Para visitar las ruinas de las Termas, deberemos tener uno de los billetes que incluyen entradas a distintos sitios arqueológicos. Uno de ellos (el de 3 días) es el Roma Pass.

El sitio está abierto todos los días desde las 9 horas y hasta las 16 horas. Atención que los horarios pueden sufrir modificaciones (“a la italiana”) y en verano es posible quedarse dentro del recinto hasta la caída del sol.

Nuestro consejo de viaje es que combines las Termas de Caracalla con otros grandes atractivos romanos, como las Catacumbas, los Foros Imperiales, el Coliseo, etc. Es además una excelente zona para encontrar hoteles en Roma.

Foto/ Flickr de teldridge+keldridg

Foto/ Flickr de Alan Cordova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*