Recorriendo Sarajevo, Bosnia

IMG_9127_5_6_tonemapped-3

Sarajevo es la capital y a su vez la ciudad más poblada de Bosnia-Herzegovina, un lugar con una historia tan amplia como trágica que a día de hoy es visitado por miles de turistas al año.

La historia de esta hermosa urbe nos muestra un lugar en el que la diversidad religiosa siempre ha sido una constante. Así, podemos encontrar fieles ortodoxos, musulmanes, judíos y católicos mezclados entre sus calles desde hace siglos. Esta particularidad ha hecho que Sarajevo sea conocida a nivel internacional como la “Jerusalén de Europa”.

Asimismo, es difícil visitar esta ciudad sin dejarnos arrastrar por el sentimiento de horror que produce el recuerdo de las Guerras Yugolsavias, las cuales dejaron un sinfín de muertos y una pérdida de patrimonio enorme en todo el país.

Si bien es cierto que por toda la ciudad podemos encontrar huellas de estos enfrentamientos, en forma de impactos en determinados edificios o incluso edificios que aún están exactamente igual que como los dejó la guerra, Sarajevo ha sabido recuperarse poco a poco de este triste episodio. Hoy por hoy es una ciudad animada, despierta y viva, que además cuenta con lugares de lo más interesantes para poder visitar.

Podemos pasear por el barrio turco Bascarsija, un lugar en el que disfrutaremos de un agradable paseo por los bajos comerciales llenos de objetos tradicionales como juegos de café, alfombras, lámparas y un sinfín de objetos decorativos a buen precio.

Su variedad religiosa se materializa en una gran variedad de templos, como la Mezquita de Gazi Husrey-bey, la más grande de todo el país, ubicada junto a una alta torre, la única torre que da la hora lunar en toda Europa; la catedral del Sagrado Corazón de Jesús, muy similar a la Notre Dame de París; la Sinagoga de Ashkenazi, la más grande de toda Europa; así como la antigua iglesia Ortodoxa del siglo XVI.

Recuerdos de la guerra son inevitables. Así, en nuestra visita al Fuerte Amarillo, no sólo podremos obtener vistas de la ciudad, también de los enormes cementerios blancos que dan sepultura a las víctimas de la guerra de los Balcanes. Sin duda una imagen impactante para el turista.

Si la muerte de cerca, vista en forma de lápidas, puede impresionar, también lo harán los destrozos arquitectónicos, como el de la biblioteca bombardeada. El Ayuntamiento estaba situado junto al río. Este edificio fue construido en el año 1896 en un hermoso estilo neomorisco. Después de la Segunda Guerra Mundial pasaría a ser la Biblioteca Nacional, papel que ocupaba cuando llegaron los bombardeos de 1992. Los trabajos de restauración fueron duros, pero gracias a ellos podemos observar este hermosísimo trabajo.

Al pasear por la ciudad conviene también observar por donde pisamos; y es que podremos divisar de vez en cuando una marca roja en el suelo. Estas marcas son conocidas como las Rosas de Sarajevo y señalan los lugares donde impactaron los morteros durante el asedio a la ciudad por las tropas serbias entre 1992 y 1996.

Si bien es cierto que la historia reciente de la ciudad es quizá la que más cuesta olvidar, hay que destacar que Sarajevo cuenta con rincones que han sido importantes en tiempos un poco más lejanos. Así, es justamente aquí donde encontramos el conocido Puente Latino. Este lugar fue donde el terrorista Gravirlo Princip asesinó al archiduque Francisco Fernando heredero del Imperio Austrohúngaro y a su mujer embarazada, es decir, donde se originó la Primera Guerra Mundial.

En cuanto a los museos lo cierto es que la ciudad cuenta bastantes. Así, el turista podrá visitar el Museo de Sarajevo, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo Nacional de Bosnia y Herzegovina o el Museo Histórico de Bosnia y Herzegovina, este último totalmente recomendado.

En cuanto al alojamiento, podremos encontrar hoteles de calidad a buen precio sin problema. Destacamos así el Hotel Bosnia, un estupendo 4 estrellas ubicado en una zona privilegiada, cerca de los puntos turísticos de la ciudad.

Cuenta con habitaciones amplias dotadas de aire acondicionado y baño completo, entre otros, así como unas instalaciones con salón de belleza, aparcamiento y servicio de lavandería, entre otros.

Finalmente, también destacamos el Hotel Bristol Sarajevo, un establecimiento de 4 estrellas, el único hotel internacional de primera categoría de Bosnia-Herzegovina. Cuenta con un diseño contemporáneo y habitaciones amplias con aire acondicionado, internet y secador de pelo, entre otros.

Foto vía:  touncertaintyandbeyond

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*