Qué ver y dónde alojarse en Casablanca, Marruecos

Casablanca

Casablanca es una ciudad al oeste de Marruecos. Es una de las más importantes del país, pues se sitúa como la primera ciudad en número de habitantes, capital económica, industrial y primer puerto del país. Si bien es cierto que Casablanca no es tan espectacular como otras ciudades Imperiales, tan sólo tenemos que introducirnos entre sus calles para conocer secretos de otras épocas que no podremos ver en otras ciudades de Marruecos, como su extenso patrimonio moderno entre el que podemos destacar un bellísimo conjunto de arquitectura art deco.

Viajar a Casablanca puede ser una opción realmente interesante, más si estamos realizando algún circuito como el de las ciudades imperiales.

Quizá una de las visitas más esperadas de esta ciudad sea la de la impresionante Gran Mezquita Hassan II. Fue terminada en 1993, y es considerada como una obra faraónica en nuestros días. Situada sobre la playa, llama la atención por su enorme minarete de más de 200 metros de altura, el más alto en todo el mundo. Justo encima de esta cúpula, en la parte más alta de la misma, encontramos una gran luz láser que marca la dirección de la Meca y que cuenta con nada más y nada menos que 30 km de alcance.

La gran mezquita está dotada con una sala de oraciones con capacidad para aproximadamente 25.000 fieles. Asimismo, la explanada contigua cuenta con una capacidad para 80.000 personas.

Llama la atención el interior, pues es realmente hermoso. Cuenta con 76 pilares que sostienen un techo hecho de madera de cedro pintado. Además, dicho techo puede abrirse, dejando así el cielo a la vista y reflejando este en el estanque del centro del patio.

Tras esta visita, podemos dirigirnos a una de las partes más tradicionales y hermosas de la ciudad, la medina o ciudad antigua. Esta zona está ubicada junto al puerto y aunque es cierto que no es tan interesante como las medinas de otras ciudades marroquíes, podemos encontrar puntos de interés como la muralla del siglo XVI que la rodea, la Torre del Reloj, las puertas de Bab Jédid y Bab Marrakech, Sidi Kairouani, Sidi Bousmara, la mezquita Ould el Hamra o incluso una iglesia española, la iglesia de San Buenaventura.

Otra de las zonas más llamativas es la ciudad colonial. Es quizá una de las partes más diferenciadoras de la ciudad, pues es aquí donde encontramos un sinfín de edificios modernistas con aire Art Deco, algo que en el resto de Marruecos es realmente difícil presenciar. Si bien es cierto que los edificios no están todo lo bien conservados que podrían estar, recorrer las grandes avenidas de esta zona merece la pena.

Encontramos aquí lugares tan relevantes como la Plaza de las Naciones, el centro neurálgico de la ciudad o la plaza de Mohamed V, donde divisaremos algunos de los edificios coloniales más importantes, como el Palacio de Justicia o el Banco de Marruecos.

Uno de los lugares más agradables de la ciudad es el conocido como Barrio de Habous. Si bien es cierto que es poco turístico, merece la pena acercarse, pues encontraremos un sinfín de productos artesanales a excelentes precios. Este barrio fue construido por los franceses durante la época colonial. En la actualidad es uno de los barrios comerciales más importantes de la ciudad.

Val d´Anfa es uno de los barrios más ricos de Casablanca. Podríamos decir que es el Beverly Hills de esta ciudad marroquí. Encontraremos así un sinfín de coches de lujo, casas ostentosas que además fueron construidas durante los años 60 y 70 por algunos de los arquitectos más famosos de Europa. Es sin duda una excelente oportunidad para observar las desigualdades sociales que hay en este país, en el que muy pocos tienen mucho y la gran mayoría vive mucho más modestamente.

A la hora de alojarnos en Casablanca, no encontraremos muchos problemas; y es que esta ciudad cuenta con una oferta amplia de hoteles. Podemos destacar, por ejemplo, el magnífico Hotel Barcelo Casablanca. Se trata de un hermoso hotel urbano de 4 estrellas inaugurado en 2006. Situado en el Boulevard D´Anfa, podremos contar sin problemas con medios de transporte urbano para desplazarnos a las principales visitas turísticas de la ciudad.

Las habitaciones cuentan con acceso a Internet, aire acondicionado, baño completo, caja de seguridad, cama doble, minibar, teléfono de línea directa y TV vía satélite.

Otra opción realmente interesante es la del Hotel Riad Souss. Este establecimiento de 4 estrellas está rodeado de un hermoso jardín floreado. Un hotel lujoso que mira directamente al océano, ofreciendo unas vistas privilegiadas a sus huéspedes.

Las habitaciones cuentan con aire acondicionado, caja fuerte, calefacción, conexión ADSL, insonorización, mesa de trabajo, minibar, teléfono y TV, entre otros.

Foto vía: Calinchiorean

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*