Qué ver en Almería

Invernaderos

Almería es un destino que ha tardado en darse a conocer. Y no por falta de méritos, ya que su historia y sus bellezas bien merecen una visita. Conocida por sus bastas extensiones de invernaderos, Almería es una ciudad de contrastes en la que puedes disfrutar tanto de un día de sol y playa como de una visita cultural por su casco histórico.

El pasado está presente a un paso de tu hotel en Almería. Abderramán III funda la alcazaba de Al-Mariyyat o “la atalaya” en el siglo X. Allí están sus restos para que los recorras y desde allí tener una vista panorámica fabulosa.

Su puerto, en aquellos siglos, era un centro muy importante para el comercio entre el Califato, de Córdoba y el norte de África. El caso histórico de la ciudad, situado entre la Rambla de Belén y el Paseo Marítimo, es una visita imperdible.

Desde la Puerta de Purchena, antigua puerta de las que conectaban la ciudad con el entorno a través d la muralla, puedes comenzar tu paseo. Por los alrededores encontrarás muchos edificios modernistas de principios del siglo XX.

A unos pasos de aquí, en la calle Tenor Iribarne, están los aljibes árabes del siglo XI. Desde aquí se proveía de agua a la antigua ciudad. Merece detenerse a verlos e imaginar estas calles de Almería, en aquel tiempo.

Si preguntas a la gente del lugar, te recomendarán caminar la Calle de las Tiendas. Y con razón. Allí se encuentra la Iglesia de Santiago, una de las más antiguas de la ciudad, que fue construida en 1550. Su hermosa torre románica se eleva 55 metros sobre la calle.

A poca distancia puedes ver también la Iglesia de San Pedro que fuera fundada por los mismísimos Reyes Católicos sobre una antigua mezquita. Hoy en día podemos verla con algunas modificaciones neoclásicas realizadas después del terremoto de 1790 que la destruyó parcialmente, y las obras de reconstrucción posteriores.

La Catedral de Almería, es un edificio único en Andalucía. Construida tanto como templo como fortaleza para defender a la ciudad de los ataques de piratas berberiscos. Iniciada en 1524, tardó casi 50 años en ser consagrada. No te dejes llevar por la impresión de su exterior, su interior te impresionará por la grandiosidad y la belleza.

Si eres observador, en uno de sus costados verás el Sol de Portocarrero, el antiguo símbolo de la ciudad de Almería. ¿Dónde? Pues es tarea tuya, del visitante que ha decidido pasar unos días en un hotel en Almería, darse una vuelta y descubrirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*