Ocio y relax en Jurmala, Letonia

Jurmala

Con la llegada del verano, los destinos costeros se posicionan como los más demandados en las agencias de viajes. No obstante, no hace falta irnos al Caribe para disfrutar de extensas y paradisíacas playas. En los rincones menos esperados podemos encontrar nuestro particular paraíso. En Letonia, por ejemplo, encontramos Jurmala, una ciudad muy cercana a Riga que cuenta con una costa privilegiada de más de 33 kilómetros de playas de arena blanca, bosques de pinos y grandes y elegantes edificios. Un paraíso turístico que se ha posicionado como una opción estupenda en esta parte del mundo.

Jurmala es una ciudad de Letonia, muy cercana a Riga, a unos 25 kilómetros aproximadamente. Entre otros, es famosa por contar con la playa más grande del Mar Báltico, algo que la convierte en la “Riviera Francesa” de Letonia.

La tradición turística de Jurmala está directamente asociada con la industria de la salud; y es que en este lugar, los balnearios, lodos curativos y manantiales de aguas ricas en azufre, bromo o cloruro de sodio, son bastante habituales. Así, tras la aparición del primer spa, allá por 1870, comenzaron a proliferar los balnearios y clínicas de salud, convirtiendo este rincón de Lituania en un auténtico resort de bienestar y ocio para los turistas.

Aunque encontramos un gran número de hoteles grandes y lujosos, Jurmala ha sabido guardar y cuidar su aspecto más tradicional; y es que podremos encontrar en nuestros paseos un sinfín de casas de madera construidas a principios del siglo XIX. Estas no serán las únicas joyas arquitectónicas, pues también encontraremos modernos y atractivos edificios situados en algunas de sus zonas más nuevas, las que también albergan restaurantes de todo tipo y un gran repertorio de tiendas.

Entre todos los balnearios, podemos destacar el Balneario de Racene. Este lugar cuenta con la presencia de un gran y majestuoso edificio de madera rematado por una torrecilla. Un edificio que se asoma directamente a la playa y que poco a poco se ha convertido en el emblema de la ciudad. Justo aquí, durante la Belle Époque, era posible disfrutar de los baños de agua de mar climatizada, algo que le confirió gran fama entre el turismo más prestigioso de Europa.

Entre playa y playa, baño de lodo y mascarilla, también podemos disfrutar de parte de la historia y cultura de esta ciudad. Muestra de ello es la visita a la casa de verano de Rainis y Apazija. Dos poetas letones realmente comprometidos que tuvieron que exiliarse durante el régimen zarista.

Esta hermosa villa cuenta con un agradable recorrido, en el que podremos disfrutar de efectos personales, fotos y otros documentos.

La oferta de hoteles es realmente abrumadora. Estamos hablando de un auténtico resort turístico a gran escala, por lo que podremos disfrutar de establecimientos de calidad como puedan ser el Hotel Jurmala Spa.

Este establecimiento de 4 estrellas es un moderno spa y un centro de convenciones al mismo tiempo. Se ubica en una calle peatonal y cuenta con unas 190 habitaciones, todas ellas espaciosas y con una decoración confortable y actual a base de materiales naturales como la madera y la piedra. Todo lo necesario para poder marcar una atmósfera y ambiente de relax absoluto.

Entre las instalaciones y servicios del establecimiento encontramos un bar, gimnasio, centro de negocios, jacuzzi, servicio de masaje, rayos UVA y piscina, entre muchos otros.

Otra opción es el hotel PEGASA Pils, un establecimiento de 4 estrellas situado a tan sólo 100 m de la playa del Golfo de Riga.

Es un hotel situado en el centro de la ciudad, al lado de una sala de conciertos y a tan sólo 20 km del centro de Riga.

En cuanto al edificio, cuenta con un claro estilo modernista, habiendo sido construido antes de 1900. Ha sido reformado por completo y cuenta con restaurante, spa con sauna y centro de convenciones, entre muchos otros.

En cuanto a las habitaciones, están perfectamente equipadas con baño/ducha, secador de pelo, teléfono, TV, minibar, caja fuerte, balcón francés, aire acondicionado y conexión a internet.

Terminamos con el Hotel Lielupe, un modesto pero confortable hotel de 3 estrellas situado a tan sólo 200 metros de la playa y a pocos kilómetros del aquapark Livu, un lugar ideal para acudir con niños.

Foto vía: latvia.travel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*