Los monumentos más curiosos de Estados Unidos

Elefanta Lucy en Nueva Jersey

Estados Unidos cuenta con grandes ciudades. Lugares muy turísticos plagados de edificios importantes, grandes parques temáticos y museos repletos de arte. No obstante, Estados Unidos también cuenta con puntos curiosos en su geografía. Pequeñas ciudades que han incorporado reclamos turísticos casi surrealistas con el fin de aumentar sus visitas.

Ejemplo de este esfuerzo es por ejemplo la conocida como elefanta Lucy. Se trata de una enorme elefanta de casi veinte metros de alto construida en 1881 en Margate, Nueva Jersey. Está construida con madera y hojalata y lo cierto es que es la única atracción turística de este lugar, algo que no limita los turistas; y es que cada año llegan miles de curiosos con el único propósito de hacerse una fotografía con Lucy.

James V. Lafferty fue el encargado de diseñar este gran monumento animal. Su único fin era el de atraer compradores para algunos terrenos que él mismo poseía por la zona. Tras levantar este extraño elefante, alojó su despacho de ventas en su interior, aunque posteriormente terminaría vendiéndolo, pues su intención de revalorizar sus terrenos fracasó.

Hoy por hoy, esta gran masa de madera y hojalata es el principal reclamo de esta zona, siendo un lugar muy apreciado por los niños, que se maravillan con tan magnífica construcción con forma de simpático animal.

En Dakota del Sur encontramos el Dinosaur Park, ubicado en la ciudad Rapid City, en el estado de Dakota del Sur. Se trata del conjunto de siete dinosaurios de hormigón que se construyeron en 1930 con el fin de atraer a los turistas que visitaban el Monte Rushmore, una atracción natural muy cercana.

Dinosaur Park

Dinosaur Park, en Rapid City – foto de Pibwl

Los dinosaurios, con un tamaño real, pertenecen al Jurásico y Cretácico. Así, los amantes de estos animales históricos podrán maravillarse con un Apatosaurus, un triceratops, un stegosaurus, un anatoitan, otro proteceratops, un dimetrodon y como no un enorme tyrannosaurus rex.

Lo mejor de todo es que se trata de un parque gratuito y cuenta, además de con estas esculturas, con una tienda de regalos y zona de aparcamiento.

De los dinosaurios pasamos a un mito arquitectónico de Inglaterra, el Stonehenge; y es que Jim Reinders se inspiró en esta enigmática construcción para hacerle un homenaje a su padre. Fue construida en 1987, en Alliance,  y en vez de usar grandes rocas utilizó nada más y nada menos que coches. Sí, coches típicos de un desguace. La construcción, que responde al nombre de Carhenge, está formada por un sinfín de coches que imitan el Stonehenge inglés, los mismos están cubiertos completamente por una pintura en aerosol de color gris.

Carhenge

Carhenge, en Alliance – foto de Ammodramus

Cabe destacar que tras el éxito de este lugar, en 2006 se creó un centro de visitantes para poder facilitar las visitas a los turistas. Asimismo, se fueron añadiendo otras esculturas, todas ellas hechas con coches, dando forma así a una gran reserva artística del motor.

Y de lugares curiosos pasamos a records; y es que en esto, los americanos son auténticos expertos. Nos desplazamos a Yarmouth, Maine. Justo aquí encontramos a Eartha, que no es otra cosa que el globo terráqueo en rotación más grande del mundo, ahí es nada.

Es cierto que a lo largo y ancho del mundo podemos encontrar globos terráqueos más grandes que este, pero ninguno está en rotación. Cuenta con 12,5 metros de diámetro y 2.500 kg de peso. Está encerrado en el interior de un edificio hecho completamente de cristal y su iluminación es cuanto menos asombrosa. Cabe destacar que la escala en la que se construyó (1:1.000.000) permitió a su creador poder incluir detalles como carreteras o zonas urbanas.

Finalmente nos situamos en Baker, un pequeño pueblo de Estados Unidos que pasaría sin pena ni gloria de no ser por su termómetro. Sí, su termómetro, y es que este núcleo urbano cuenta con el termómetro más grande del mundo. Mide unos 41 metros y está en el Desierto de Mojave. Fue construido en el año 1991 y lo cierto es que su construcción tiene historia; y es que se levantó como homenaje a las temperaturas máximas registradas en la zona el 10 de julio de 1913, más de 56º, temperatura que fue también reconocida como la mayor registrada en el país.

Foto principal de JCapaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*