Los lugares más tétricos del mundo

Para los amantes del misterio, de las leyendas y los mitos proponemos varios destinos tenebrosos y escalofriantes.

Empezamos nuestro recorrido en el pueblo de Alton, en Illinois. Allí nos encontramos con “el pueblo de los condenados”. Según los relatos de los lugareños y de diferentes personas que han transitado sus calles, la gran parte de sus casas se encuentran malditas o embrujadas.

Mansión Mc Pike, Illinois. Fuente: altonhauntings.com

Mansión Mc Pike, Illinois. Fuente: altonhauntings.com

El primer caso lo encontramos en la mansión McPike. Aún hoy siguen sin argumentos racionales a la hora de explicar la aparición de figuras humanas en fotografías tomadas de la mansión cuando ésta se hallaba vacía. Además, extrañísimas bolas de luz han aparecido también, sin tener correlato con ningún elemento de la realidad.

Por otra parte, también existen historias tenebrosas como el episodio transcurrido en el hotel Mineral Springs. Según sostienen, existe allí un fantasma que habita sus pasillos en busca de venganza, se trata de un hombre que murió tras ser golpeado bruscamente por su esposa con el tacón de su zapato.

Otro lugar espeluznate es la Abadía de Lucedio, ubicada en la localidad de Trino, hacia el noroeste de Italia.

Abadía de Lucedio. Fuente: paganspace.net

Abadía de Lucedio. Fuente: paganspace.net

Este sitio fue construido en el año 1123 que con el paso del tiempo fue clausurada debido a las torturas y propagación del mal que se practicaba allí. Cuenta la leyenda que a partir de la clausura de la abadía comenzaron a tener lugar diferentes escabrosos sucesos que atemorizan a quienes transitan sus pasajes.

Abadía de Lucedio. Fuente: paganspace.net

Abadía de Lucedio. Fuente: paganspace.net

En principio, los relatos apuntan a la existencia de fantasmas provenientes de los monjes que vivían en sus instalaciones. Otra, por ejemplo, nos cuenta que un grupo de jóvenes adolescentes que vivían en las cercanías al monasterio tenían sueños satánicos y soñaban con la figura del diablo, una vez seducidas y bajo su poder, Satán las enviaba a la abadía con un propósito: seducir a los monjes y corromperlos. Este relato data del año 1684 y asegura que luego de esta fecha comenzaron a tener lugar rituales satánicos, torturas, abusos de niños y torturas de toda índole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*