Los 1.001 encantos de Burgos

Burgos, desde el castillo

Burgos, capital de la provincia del mismo nombre, situada al norte de la península ibérica, es una de los municipios con más patrimonio del país. La lista de lugares para visitar es tan amplia, que durante siglos ha sido una de las grandes urbes turísticas de España.

Burgos hay que disfrutarla con calma. Con un ritmo pausado y teniendo en cuenta que en muchos momentos podemos sentirnos desbordados por la belleza de su arquitectura; y es que además de su excelente gastronomía, los paseos por la ciudad nos dejarán un buen sabor de boca.

Es justo comenzar este paseo hablando un poco de su patrimonio religioso, pues en Burgos hay un gran repertorio de iglesias y templos dignos de mención. Sin duda, el más importante es la Catedral de Santa María La Mayor de Burgos, el edificio más representativo de la ciudad.

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Esta catedral comenzó a construirse en 1221, siguiendo por tanto los patrones góticos. Aunque se terminó en 1260, muchas han sido las modificaciones posteriores, las más importantes las que le añadieron elementos del gótico avanzado como las agujas de la fachada principal, completamente inconfundibles. Todo ello hizo que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

Si bien es cierto que la Catedral de Burgos es cuanto menos sobrecogedora, hay que destacar otros lugares sagrados como el Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas, cisterciense y fundado por el mismísimo Alfonso VIII de Castilla; y es que este lugar está considerado como uno de los monasterios más grandes de España.

En su interior, entre otros, se encuentra el Pendón de las Naves de Tolosa, arrebatado a los árabes en la histórica Batalla de las Navas de Tolosa.

También es destacable la Cartuja de Santa María de Miraflores, en cuya construcción trabajaron algunos de los mejores arquitectos, pintores y escultores del siglo XV, como Pedro Berruguete o Gil Siloé.

La lista puede ampliarse muchísimo con lugares como la Iglesia de San Gil Abad, que después de la catedral es considerada como la mejor muestra del gótico de la ciudad, la Iglesia de San Esteban, la Iglesia de San Nicolás de Bari o la Iglesia de San Lorenzo, entre muchísimos otros.

La arquitectura civil también es digna de mención. Por ejemplo, son muchos los palacios que encontraremos entre las calles de Burgos. Así, podemos destacar el Palacio de Castifalé, actualmente Archivo Municipal de la ciudad o el Palacio de los Condestables de Castilla, la conocida Casa del Cordón, un hermosísimo palacio renacentista del siglo XV en mitad del casco histórico de la ciudad.

Como en el caso de la arquitectura religiosa, la lista es inmensa, pudiendo también añadir lugares como la Casa de Íñigo Angulo (Museo de Burgos, sección Bellas Artes), el Palacio de la Isla (Sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua), el Hospital del Rey (sede de la facultad de derecho y rectorado de la Universidad de Burgos), Colegio de San Nicolás o el precioso Teatro Principal y su estilo isabelino.

En cuanto a la arquitectura militar, hay que destacar el Castillo de Burgos. Está ubicado en un cerro de 75 m sobre el nivel de la ciudad. Construido en época de la Reconquista, bajo el mandato de Alfonso III, contaba con una panorámica importante para defender la ciudad de posibles ataques enemigos. Además, durante su historia cumplió un sinfín de papeles, desde gran alcázar Real hasta prisión.

Castillo de Burgos - interior

Castillo de Burgos – interior

Otro de los monumentos emblemáticos de la ciudad es el Arco de Santa María. Era una de las antiguas puertas de acceso de la ciudad durante la Edad Media, y actualmente cuenta con un estado de conservación francamente bueno.

En este punto conviene hablar de la muralla de la ciudad. Sí, Burgos estaba completamente rodeada por grandes muros que fueron construidos en los siglos XIII y XIV. Aunque no se conserva en su totalidad, a día de hoy es posible ver restos de la misma, tales como el Paseo de los Cubos, Arco de San Martín, Arco de San Esteban o el Arco de San Juan.

Como podemos observar, todo hace pensar que estamos ante una ciudad apasionante en la que poder pasar un par de días de lo más agradables. Y aunque el número de lugares para ver son muchísimos, la ciudad en sí es manejable y cómoda. Muestra de ello es la excelente oferta de hoteles en Burgos.

Un buen ejemplo de hotel céntrico y de calidad es el Hotel Centro Los Braseros, un establecimiento de 3 estrellas con unas 59 habitaciones. Habitaciones confortables y equipadas con todo tipo de detalles, como secador de pelo, TV, canales internacionales, conexión a internet y área de trabajo, se convertirá en un excelente campamento base para explorar la ciudad y los alrededores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*