Las 4 zonas turísticas de Praga

Panorámica del barrio de Hradcany en Praga

Praga es una ciudad monumental llena de sorpresas. Un lugar que no entiende de meses ni estaciones; y es que en Praga siempre hay turismo, con frío o con calor. Una ciudad animada en cualquiera de sus distritos más turísticos; pues hay que recordar que aunque Praga se divide nada más y nada menos que en 22 distritos administrativos hay 5 zonas que debemos marcar en rojo en nuestro plano ¿quieres saber cuáles son?

Por un lado tenemos Staré Mesto, o lo que es lo mismo, La Ciudad Vieja. Es la zona más animada, de día y de noche; y es que estamos ante el centro histórico de la ciudad, plagado por tanto de visitas interesantes, además de restaurantes, cafeterías y lugares para tomar una copa después de cenar.

Aunque las visitas aquí son muchísimas, podemos destacar la Plaza de la Ciudad Vieja, una de las más bonitas de Europa, el Ayuntamiento, el famoso Reloj Astronómico, la Torre del Reloj, el Clementinum, la Torre de la Pólvora o iglesias como la de Nuestra Señora de Týn o la Iglesia de San Nicolás.

Plaza de la Ciudad Vieja en Praga

Plaza de la Ciudad Vieja en Praga

¿Es esta zona una buena zona para alojarnos? Si queremos tenerlo todo a mano sí. Pero tened en cuenta que es una zona con bastante bullicio. Aun así, si este punto no os importa y queréis dormir en el corazón de Praga, encontraréis un sinfín de hoteles, como por ejemplo el Hotel Savic, un establecimiento de 4 estrellas ubicado en un precioso edificio gótico y a muy pocos metros de los puntos antes mencionados.

Otra de las zonas más interesantes es la de Malá Strana, conocida también como la Ciudad Pequeña. Esta zona es verdaderamente encantadora ¿por qué? Pues por conservar la mayor parte de los palacios y casas históricas de Praga. Es uno de los distritos más antiguos de la ciudad y está separada de la anterior zona por el famoso Puente de Carlos. Un conjunto de calles empedradas que se ubican a los pies del precioso castillo de Praga.

¿Qué podemos ver en Malá Srtana? Mucho. Lugares como la Plaza de la Ciudad Pequeña, Iglesia de San Nicolás, Jardín Vrtba, Isla Kampa (con el jardín más visitado de la ciudad) o el Monte Petrin, un enorme parque en el que se encuentra la famosa Torre de Petrin.

¿Alojarnos en Malá Strana? Pues sí, es una buena idea. Es una zona un poco más tranquila pero igual de céntrica, y además cuenta con hoteles de muchísima calidad como el Hotel Lokál Inn, un establecimiento de 4 estrellas ubicado en un precioso edificio barroco junto al Puente de Carlos.

Una de las zonas más monumentales es la de Hradcany. Se trata de la zona en la que se ubica el gran Castillo de Praga. No debemos olvidar que la fundación de Praga comenzó con la construcción de este castillo, por lo que es, sin duda, una de las partes más importantes de la ciudad.

Entre las visitas más esperadas encontramos el Castillo de Praga, el Callejón del Oro, la Catedral de San Vito, El Loreto o el Monasterio de Strahov.

El barrio de Hradcany en Praga

El barrio de Hradcany en Praga, con el castillo al fondo

¿Qué tal el alojamiento en Hradcany? Pues no vamos a negar que es más escaso. Es un lugar más protegido quizá, y por eso hay menos hoteles. Aun así, podemos encontrar lugares recomendables como el Hotel EA Jeleni Dvur, un establecimiento de 3 estrellas ubicado a muy pocos pasos de la Iglesia de Loreta o el Monasterio de Strahov, en pleno centro del distrito.

¿Y qué hay del barrio Judío? Josefov, no podía faltar. Es un barrio precioso, en el que además de las seis sinagogas (Alta, Española, Klausen, Maisel, Pinkas y Vieja-Nueva) encontramos el estremecedor antiguo cementerio judío. También se ubica aquí el Ayuntamiento del barrio judío y el Monasterio de Santa Inés.

Al estar tan cerca de la Ciudad Vieja es un buen lugar para alojarnos, encontrando hoteles como la Casa Marcello, un precioso establecimiento de 4 estrellas muy cercano a todos los puntos anteriores.

La zona de Nové Mesto, la Ciudad Nueva, fue fundada a mediados del siglo XIV por Carlos IV. Es una de las zonas más extensas de la ciudad y también cuenta con visitas importantes como la Plaza de Wenceslao, Museo Nacional, Ópera Estatal o el Teatro Nacional, entre otros. Además, aquí encontramos uno de los edificios más fotografiados de Praga, la famosa casa danzante.

Al ser una zona tan extensa vamos a encontrar un sinfín de hoteles para alojarnos, hoteles que todo sea dicho son excelentes para conocer el resto de la ciudad. Podemos destacar el Hotel Eurostars David, un establecimiento de 4 estrellas ubicado muy cerca del río Vltava y el Teatro Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*