La Calzada del Gigante en Irlanda

Calzada del Gigante

Cuenta la leyenda que había dos gigantes, Finn en Irlanda y Bennandonner en Escocia, que dialogaban entre ellos a gritos a través del estrecho de Moyle. Un día, tras muchas discusiones, acordaron entrar en batalla para ver quién de los dos era más fuerte. Finn decidió construir una calzada a través del mar con una serie de piedras, para así poder llegar hasta tierras escocesas y luchar contra Bennandonner.

Todo el día estuvo colocando estas piedras hasta que, al llegar la noche, de tan cansado que estaba se volvió a Irlanda para dormir y descansar. El gigante escocés aprovechó la ocasión y puso rumbo hasta tierras irlandesas a través de la calzada construida por Finn, para aprovechar su cansancio y ganarle. Alertado por los pasos del gigante, la mujer de Finn vio que el rival de su marido era mucho más grande, de ahí que tuvo que ingeniárselas para detener la contienda.

No se le ocurrió otra cosa que vestir a su marido, quien dormía plácidamente, con ropas de bebé para despistar al gigante escocés. Al llegar Bennandonner preguntó por Finn. La esposa de este le dijo que en ese momento no se encontraba, y que por favor no hiciera mucho ruido que podía despertar a su pequeño. El escocés vio al bebé y se dijo: “si este es su bebé, cómo no será el padre”… Y huyó a Escocia despavorido.

Esta es la leyenda que relatan los irlandeses, entre pinta y pinta de Guiness, sobre el origen de la Calzada del Gigante, una zona realmente espectacular situada solo a tres kilómetros al norte de Bushmills, en el condado de Antrim (Irlanda del Norte). A nuestros pies aparecen más de cuarenta mil columnas de basalto que han creado un paisaje mágico e increíble. Un fenómeno geológico producido cuando la lava de un volcán se enfría rápidamente y se contrae por el cambio de temperatura.

Algunas de estas columnas alcanzan los treinta metros de altura, y se originaron hace cincuenta o sesenta millones de años. En total son seis kilómetros de formaciones geológicas, un pavimento que se hunde suavemente en el mar. Impactante es el lugar conocido como el Órgano, donde unas sesenta columnas de doce metros de altura se levantan simulando este instrumento musical. Caminar por ellas es una sensación tremenda.

Irlanda es un país en donde el paisaje te da sorpresas a cada instante. Además su carácter legendario hace que todo se vea envuelto en un misterio que hace aún más atractivo el lugar. A todo esto se le añaden las variaciones de color que van adquiriendo las rocas al contacto con el agua y la luz del sol. Por eso lo mejor es ir a ver este espectáculo bien temprano, cuando aún no hay demasiada gente. O tal vez un día de lluvia, para darle al escenario algo de romanticismo.

Ya que estáis podéis hacer la ruta costera que va de Derry a Carrickfergus, 120 kilómetros de paisajes de mar y acantilados, uno de los espectáculos de la naturaleza más sorprendentes de Irlanda. La carretera es sinuosa, con muchas curvas, de ahí que merezca la pena pararse poco a poco a disfrutar de las vistas, los pueblos pintorescos y los castillos que se alzan en las cimas de las colinas. Es Irlanda, un lugar de cuento de hadas.

Esta calzada fue descubierta a finales del siglo XVII, y desde 1986 forma parte de la lista de Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO. Fijaros que casi todas las columnas tienen forma hexagonal, pero también las hay de cinco, siete u ocho lados. No parecen estar colocadas al libre albedrío sino siguiendo un guión especial. ¿Será cierto que en realidad fueron colocadas allí por el gigante Finn para cruzar la costa que separa Irlanda de Escocia?

Lo cierto es que puede ser porque, en la isla escocesa de Staffa, al otro lado de la costa hay estructuras similares a las de la Calzada del Gigante…

Foto Vía Mi Baúl de Blogs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*