Hoteles del amor (II)

Hotel Rose Lips, Osaka, Japon

Hotel Rose Lips en Osaka (Japón)

Continuando con nuestro paseo por algunos hoteles del amor alrededor del mundo, volvemos a Japón para explicar cómo funcionan algunos de estos alojamientos, preparados para llegar en coche.

Las parejas llegan en automóvil y se encuentran con que todo es automatizado. Algo similar ocurre en Buenos Aires en los “hoteles alojamiento” (como se les llama allí) de la zona de la Avenida General Paz de la ciudad.

La privacidad es primordial, por lo que no hay contacto directo con el personal del hotel. La recepción es automática, se aparca el coche frente a una pantalla donde se elije el tipo de habitación deseada.

Luego la pareja se dirige en coche hacia la habitación que cuenta con su propio parking y se cierra una puerta que no permite identificar el coche que se encuentra aparcado. Ya dentro del cuarto, todos los servicios que se deseen solicitar, se hará a través de un teléfono y nos llegarán por una ventanilla que no permite ver desde o hacia adentro de la habitación.

Hoteles del amor japoneses

Las ciudades donde es más frecuente encontrar hoteles del amor son Osaka, Taipei, Sao Paulo, Buenos Aires. Pero también en otras ciudades, veamos algunos ejemplos:

En Madrid, encontramos el Zouk Hotel que sigue la línea de los hoteles donde puedes hacer el check-in sin salir del coche. Está en Alcalá de Henares, a media hora de la capital, y tienes habitaciones con todo lo que pidas, algunas hasta con piscina privada. Espejos, juegos de luces, jacuzzi y juguetes para que dejes volar tu imaginación con tu pareja.

El Motel K se encuentra a 20 minutos de Milán. En él podrás hacer realidad tus fantasías eróticas de hacer el amor en una isla griega, ya que tiene habitaciones temáticas y una de ellas reproduce a Santorini. O tal vez quieras hacerlo en una gruta sobre el mar, o en un loft neoyorkino sin salir de tierras italianas. Todo esto es posible en este hotel del amor en Milán.

Nuestro consejo de viaje es que si te encuentras cerca de Barcelona, y buscas un lugar para un encuentro romántico, acércate al Motel Punt Catorze donde tendrás una carta erótica para elegir lencería comestible o juguetes a tu gusto. Además, incluye un kit con pintura comestible y demás accesorios que harán de tu paso por este hotel del amor, una experiencia de alto voltaje.

Foto/ Flickr de furibond

2 Replies to “Hoteles del amor (II)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*