Esculturas submarinas en Moilinere Bay

Durante muchos años, el hombre ha poblado el mundo manifestándose artísticamente. De tal modo, con sus obras de arte ha conquistado circuitos y reconocimientos.

Jason de Caires Taylor fue el escultor encargado de dar vida al primer parque de esculturas submarinas. El mismo se ubica, como indica el título, en Moilinere Bay, en Granada, un diminuto país ubicado en las costas del Caribe.

El proyecto que lleva adelante Jason Taylor se llama originalmente Underwater Sculpture Gallery. Este artista colabora en la actualidad con el Ministerio de Cultura y Turismo de Granada. Su proyecto conjunto con el Ministerio propone rescatar la historia de la gente de este sitio mediante la exposición de su vocación artística.

El objetivo principal del trabajo de las esculturas ubicadas sobre el fondo del mar es que, dentro de un tiempo, formen parte del espacio natural, que la naturaleza haga su trabajo con ellas. En otras palabras, se persigue que la misma flora marítima la cubra y actúe sobre ella formando arrecifes artificiales. De esta manera, ya no estaremos frente a una exposición meramente producida por el hombre, sino que el paso del tiempo y el mundo natural submarino también dejarán su huella para borrar la línea que divide la acción del hombre de la acción de la naturaleza.

Lo más interesante de esto tal vez resulte el hecho de que no siempre estaremos frente a la obra estática, precisamente por los cambios que sufre con el paso del tiempo. En la página web del artista se lleva un registro del cambio de las distintas obras, con lo cual verlas en diferentes etapas nos asegurará siempre una obra también diferente. Hasta tal punto, que algunos ejemplares de la fauna marítima ya han hecho de algunas su morada. Los coloridos peces completan este marco de lujo donde se ha conseguido que el deporte (el buceo) se funda con el arte en un espacio reconocido mundialmente por su gran afluencia turística.

El motivo fundamental de estas obras esculturales es la forma humana. Se trata de cuerpos físicos en diferentes posturas, posiciones y actitudes humanas. El protagonismo antropomórfico está logrado a partir del trabajo con metal fundido. La fisonomía de las figuras se ha obtenido partiendo de moldes de escayola aplicados a personas

Practicar buceo en esta zona ya no se trata de un mero deporte submarino, si no que se ha convertido, gracias a este formidable exponente artístico, en una visita a una exposición de obras de arte de gran calidad. Están alojadas en aguas de poca profundidad, por esta razón, buceando con snorkel o bien en una lancha de fondo transparente (también con embarcaciones de fondo de cristal) podemos apreciarlas en todo su esplendor. Cada día son más aquellos que se acercan y sumergen en esta agua para apreciar con asombro y encanto las obras de Taylor.

Fotos extraidas de: www.underwatersculpture.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*