Consejos para viajar este verano: Elige bien tu compañero de viaje

Viajar acompañado es una opción divertida y, en muchos casos, nos permite ahorrarnos un buen puñado de euros. Sin embargo, el éxito de la experiencia depende de la elección del acompañante.

Salvo que sea tu pareja y que ya sepan lo que es convivir 24 horas juntos, si te planteas compartir viaje con un amigo a, digamos por ejemplo, a Lisboa, deberás (ambos en realidad) plantearse si esta propuesta no es una oportunidad para dar por traste con una amistad.

Un buen compañero de viaje nos permitirá vivir nuestra propia experiencia (y, por ende, nosotros la suya). Será un compañero del camino y no en un lastre pesado que debamos arrastrar a duras penas. Nos ayudará a ver y aprender más, será un estímulo y no nos traerá problemas impensados. Nos propondrá una escapada a Estoril o abrir la ruta hasta Oporto en lugar de quejarse de todo.

Atención: a pesar de conocer a esa persona “de toda la vida”, un viaje y la convivencia que conlleva destapan el “lado oscuro” de cualquier de nosotros.

Será mejor que tengas algo en común con tu potencial compañer@ de viaje. ¿Os gusta recorrer museos o sois de visitar centros comerciales? ¿Comer en mercados locales o siempre fast food? Si tienen intereses totalmente distintos, será muy difícil combinar las actividades (y el humor)

Dejemos las manías en casa. ¿Obsesivo con la limpieza? ¿No puede desayunar si no tiene mermelada de arándanos? Ummmm

Será mejor convenir un presupuesto de viaje antes de salir de casa. El dinero es un tema difícil de manejar para cualquier “pareja”, y es un factor de fácil conflicto cuando no nos conocemos del todo bien y estamos de viaje. Será mejor dejar las cosas bien claras antes de empezar a preparar la mochila/maleta.

La comunicación siempre es sana y necesaria. Más aún cuando obviar algo puede frustrar los planes nuestros o de nuestro compañero. Si queremos hacer algo no previsto (¿qué te parece una escapada a Barcelona?) lo planteamos. Si no nos parece bien la idea del otro, pues también. Será mejor “largar” todo en el momento y no tragarnos nada que pueda explotar en el peor momento, y lejos de casa.

También es cierto que para lograr un viaje compartido, todas las partes deberán saber ceder algo en cierto momento en pos de una experiencia exitosa en común.

Y recordemos que compañeros de viaje podremos encontrar, o incluso también podemos viajar solos, pero un amigo… eso es más difícil de hallar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*