El Monasterio de Yuste, Extremadura

Monasterio de Yuste, Extremadura

Monasterio de Yuste

Comienza una época ideal para recorrer los caminos de Extremadura. Una comunidad donde la Naturaleza y la Historia nos reciben con sorpresas a cada paso.

Si planeas pasar unos días en un hotel en Cáceres o Badajoz, estudia con detalle las visitas disponibles en los alrededores. Te sorprenderás de la variedad: desde pueblos con historias centenarias hasta escenarios donde practicas los deportes mas variados.

Hoy nos acercamos al Monasterio de Yuste, una joya que comenzó su andar con unos ermitaños que eligieron este paraje cercano a Cuacos para dedicarse a la oración a principios del siglo XV. Ya en el 1414 se unen a la Orden de los Jerónimos y comienza la construcción de es monumental complejo.

El Claustro y la iglesia góticos son del siglo XV. El Emperador Carlos V visita el lugar y queda enamorado de su espacio. Se emprenden obras de ampliación y hacia 1554 lo visita Felipe II , con objeto de cumplir el deseo de su padre de reconocer el monasterio para estudiar la posibilidad de retirarse allí a pasar sus últimos años. Era ésta una idea que ya llevaba rodando por la cabeza del Emperador Carlos V, y cuando, a partir de la mitad del siglo XVI, se siente cansado, va dejando parcelas de poder en manos de su heredero y pensando cada vez más en el retiro.

Carlos V ordena la construcción de su vivienda en un ala del cenobio, dando precisas indicaciones de las trazas, orientación y proporciones. No pudiendo esperar a la finalización de las obras, en los primeros días de 1557 llegó Carlos V a Yuste, cuando aún no se había finalizado el acondicionamiento de las estancias para la servidumbre; poco tiempo disfrutará el Emperador de su retiro, pues falleció el 21 de septiembre de 1558 a consecuencia de fiebres palúdicas. Sin embargo, Felipe II se lleva el cuerpo de su padre al Escorial cuando finaliza su construcción.

Puedes visitar el Monasterio de Yuste a tu paso o parando en un hotel en Plasencia, o al visitar la Sierra de Gredos. Puedes integrarlo en un circuito extremeño que te lleve a Cáceres y Trujillo, por ejemplo. Muchas opciones para recorrer una tierra llena de rincones por descubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*