El Coliseo

Coliseo, Roma, Italia

Coliseo

En tu próximo puente, o en vacaciones, deberías plantearte la posibilidad de aprovechar alguna de las ofertas de hoteles en Roma y llegarte a la capital italiana a descubrir su historia, su patrimonio y su estilo.

El Coliseo es sin dudas, el monumento que representa a Roma. Su nombre actual deriva del original Colosseo, y que se debe a la colosal estatua de Nerón que tenía al lado. Fue erigido por el emperador Vespasiano en el año 72 d. C. para sustituir al viejo circo.

Las obras sólo duraron ocho años, y tuvo que ser su hijo Tito quien lo inaugurara con un fastuoso programa de festejos que duró cien días y supuso la muerte de 2.000 gladiadores y 9.000 animales.

Su fachada tiene 80 arcos distribuidos en tres plantas, realizadas en los tres estilos clásicos: dórico, jónico y corintio, más un cuarto en el último piso, compuesto. En el interior, un sistema de escaleras y vomitorios permitía llenar o desalojar el recinto en sólo diez minutos.

Interior del Coliseo, Roma, Italia

Interior del Coliseo

En el año 404 se prohíben las luchas de gladiadores y las de animales en el 523. El Coliseo de Roma pasa entonces a ser una fortaleza medieval para luego entrar en decadencia en el Renacimiento, cuando usaron gran parte de sus piezas en otras obras.

El Coliseo abre todos los días a las 08.30 horas y hasta las 18 horas (en verano cierra un poco más tarde). Si no has tenido la precaución de comprar tu Roma Pass para tener un acceso directo, tendrás que esperar para acceder con paciencia y aprovecharla para leer la historia que se desarrolló en este magnífico monumento.

Nuestro consejo de viaje es que te busques un hotelito cerca del Coliseo, ya que en esta zona tienes muy cerca monumentos los Foros, el Arco, etc.

Foto/ Flickr de David Paul Ohmer
Foto/ Flickr de dCast’s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*