El Arco de Triunfo de París

Arco de Triunfo (París)

Arco de Triunfo (París)

Siempre hay una buena razón para viajar a París, la eternamente atractiva capital francesa. En esta oportunidad dirigimos nuestra mirada curiosa de turista al Arco de Triunfo que se levanta en la neurálgica plaza de l’Etoile.

En 1805, tras la victoria en la batalla de Austerlitz, Napoleón decidió levantar un arco de triunfo a la manera romana bajo el que pudieran desfilar la gloriosa Grande Armée y recordara a todos su invencibilidad.

Se inició así la construcción de uno de los símbolos de París. Se levanta en la parisina plaza de la Estrella-Charles de Gaulle, al final de los Campos Elíseos, y sus obras no terminaron hasta 1836, bajo el reinado de Luis Felipe de Orleáns.

La zona de l’Etoile es una de las preferidas para buscar un hotel en París bien ubicado, y con todo el glamur. Accesible tanto por coche como por los medios de transporte de la ciudad, estarás alojado a un paso de, por ejemplo, la Avenue Foch donde tienen sus residencias particulares personajes como Carolina de Mónaco.

Museo del Louvre

Museo del Louvre

El Arco de Triunfo de París merece una mirada detallada. Cincuenta metros de alto y casi otros tantos de ancho acogen un imponente friso que representa a las tropas francesas en dos momentos de su campaña: yendo al combate en la fachada y regresando de ella en la parte posterior. Sobre él hay treinta escudos, cada uno con el nombre de una batalla ganada por el Emperador Bonaparte.

Veremos unas placas de bajorrelieve que muestran momentos de las más famosas batallas y grandes relieves esculpidos mostrando la Partida de los Voluntarios de 1792, el Triunfo de Napoleón en 1810, la Resistencia de 1814 y la Paz.

Bajo el Arco, se ubica la llama perpetua de la Tumba del Soldado Desconocido, lugar de reposo eterno de un combatiente francés de la Primera Guerra Mundial no identificado. Debajo del Arco pasaron las tropas aliadas en 1944 al liberar París.

A través de una escalera caracol puede subirse hasta la terraza, un mirador espectacular con vistas a los Campos Elíseos, por un lado, y a La Défense, por el otro. Sin dudas, una fotos que nos recordarán siempre nuestra estadía en París.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*