Descubre Frías, ciudad medieval en Burgos

Panorámica de Frías en Burgos

Frías, el hermoso enclave de origen romano ubicado en el cerro de La Muela, posee el título de ciudad, siendo así la ciudad más pequeña de España. A orillas del río Ebro, este asentamiento estratégico fue apreciado por los romanos, aunque su mayor crecimiento lo experimentaría en la época medieval.

A día de hoy, esta encantadora ciudad de Burgos, mantiene una estructura urbana medieval coronada por el castillo de los Velasco y la iglesia de San Vicente. No obstante, Frías es mucho más, contando con una amplísima lista de patrimonio para ver; y es que, no hay que olvidar que Frías pertenece a la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España, con un interés turístico más que evidente.

Las casas colgadas son un buen ejemplo de lo que podemos encontrarnos en Frías. Casas de planta baja y dos o tres alturas, algunas de ellas con bodega. Estas viviendas se apoyan unas en otras formando calles a dos alturas. En ocasiones, es posible ver algunas casas colgadas en la roca, con una estructura de madera.

Alrededor de estas casas, que van formando las calles ascendentes hasta el castillo, es posible admirar una muralla que rodea el conjunto urbano de forma parcial. En esta muralla se abrían 3 puertas, que eran las encargadas de dar acceso a la ciudad. En la actualidad sólo hay dos, la puerta del Postigo y la puerta de Medina.

Como comentábamos, los romanos ya se fijaron en este enclave, así, no es de extrañar que en su interior podamos ver una importante calzada romana. Esta vía comunicaba la meseta castellana con el norte de la Península Ibérica, aunque en Frías también se encontraba la calzada romana que conducía a La Rioja.

Puente Medieval en Frias Burgos

De su pasado medieval son muchos los testigos, el Puente Medieval, por ejemplo. Cuenta con 143 m de longitud y 9 arcos. Es de origen románico, aunque con posterioridad, allá por el siglo XIV, se le añadió una torre defensiva llena de almenas, matacanes y saeteras.

Sí, Frías necesitaba defensa en una época en la que las incursiones enemigas eran constantes. Así, también contaba con una Casa Cuartel que también es posible visitar.

De sus templos religiosos, la Iglesia parroquial de San Vicente Mártir y San Sebastián es la más importante. Está ubicada en un cortado rocoso y del pasado románico tan sólo quedan algunos muros. Esto es debido a que, tras la caída de su campanario, allá en 1904, se levantó una nueva. En su interior, entre otros, descubrirás retablos, altares, sepulcros y un montón de pinturas.

No podemos olvidarnos del Castillo de los Duques de Frías o de los Velasco, que es, sin duda, la joya de la corona en cuanto a patrimonio se refiere. Este castillo se encuentra en lo alto del cerro de la Muela, con una vista estratégica sobre el valle y el Ebro. Podemos decir que se trata de uno de los castillos en roca más espectaculares de toda Castilla.

Su función defensiva es más que evidente, dada la ubicación en la que se encuentra.  Se accedía por medio de un puente levadizo, aunque ahora no lo sea, que salvaba el gran foso excavado en roca.

En el interior, el gran patio de armas está rodeado por los restos de antiguas dependencias, como graneros, bodegas o estancias varias. No obstante, quizá la parte más destacada sea las vistas que se disfrutan en la parte superior de la torre del homenaje, imposibles de conseguir en otra parte de la ciudad.

Estas son sólo algunas de las maravillas de Frías, pues la lista es muchísimo más amplia. Recorrer el municipio es ya en sí una auténtica delicia. En cuanto al alojamiento, lo más recomendable sería buscar hotel en Burgos o bien en Miranda del Ebro. En ambos casos estaremos a poco más de una hora, por lo que visitar Frías y pasar un día en sus calles medievales será bastante sencillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*