Consejo de viaje: un paseo por Tánger

Plaza de Tánger

Plaza de Tánger

Por estar tan cerca, muchas veces no reparamos en la gran posibilidad de vivir “otro mundo” al asomarnos  Marruecos. En este caso, reservamos un hotel en Tánger para recorrer sus lugares más emblemáticos.

Empezamos diciendo que Tánger es una gran ciudad, con más de 500.000 habitantes por lo que su ritmo es febril y muy parecido al de cualquier ciudad española. Desde ella se tiene una magnífica vista de la costa europea, el Estrecho y  Gibraltar.

Por suerte conserva su hermosa medina de casas azules y callejuelas en escalera. En la medina o ciudad vieja de Tánger se encuentran los principales monumentos de la ciudad y es la única en la que se pueden hallar edificios de estilo europeo junto con viviendas tradicionales, iglesias y mezquitas, fruto de la convivencia histórica entre occidentales y marroquíes.

La Legación Americana, durante casi un siglo la misión diplomática estadounidense en Tánger, es una hermosa villa que se puede visitar. Allí se exhiben pinturas valiosas incluyendo dos obras de Delacroix pintados en Tánger, documentos históricos,  un mapa de 1530 y una sala dedicada al escritor norteamericano Paul Bowles, que vivió en esta ciudad hasta su muerte en 1999.

Zoco

Zoco

Seguimos el paseo hacia el Zoco Pequeño, con su pintoresca placita rodeada de cafés con terrazas donde es muy agradable sentarse a tomar algo. En los alrededores del Zoco encontraremos la Farmacia Bereber Granada, donde se ofrecen 40 variedades de especias y 700 plantas medicinales. Por supuesto, es obligado el paso por la Mezquita Mayor del siglo XVII edificada sobre una catedral portuguesa.

Las calles son verdaderas escaleras. Nos llevan a subir y bajar permanentemente hasta llegar a la kasbah, en la parte más alta de la medina. Una plaza rodeada por las antiguas caballerizas y una terraza desde la cual, en un día claro, se ven las costas españolas.

No debemos dejar de visitar el palacio Dar el-Makhzen, construido en 1684 (hoy es el  Museo de la kasbah)  y que albergó los tribunales y tesorería de la ciudad. Su sección de arqueología cuenta la historia de Tánger y cuenta con un mosaico romano descubierto en Volubilis.

Nuestro consejo de viaje es que antes de volver al hotel en Tánger, nos tomemos un respiro en los Jardines del Sultán, entre limoneros, con un té en la mano y una magnífica panorámica de la ciudad.

Foto/ Flickr de barraquito

Foto/ Flickr de jlastras

Un pensamiento sobre “Consejo de viaje: un paseo por Tánger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*