Consejo de viaje: la “Tate” de Londres

Tate Modern, Londres, Reino Unido

Tate Modern

Cuando se habla de pasar unos días en un hotel en Londres, pensamos en los teatros, las tiendas y en los museos de la capital británica. Y uno de los más llamativos es la Tate. Aunque no sea una galería sino dos grandes instituciones.

La Tate se construyó gracias al mecenazgo de sir Henry Tate, un magnate del azúcar, a finales del siglo XIX. La colección de pinturas y esculturas va desde el siglo XVI al XX y a partir del año 2000 se reparte en dos sedes principales (aunque en 1988 y 1993 se crearon también la Tate Liverpool y la Tate St. Ives).

La primera, Tate Gallery for British Art, en un edifico clásico del barrio de Westminster, junto al Millbank, de cara al Támesis, está reservada para el arte británico, tal como indica su nombre. La encontrarán en un área muy adecuada para reservar hotel en Londres, porque está a un paso de grandes puntos turísticos, del río y bien comunicada.

Es un edificio de estilo clásico y la mayor parte de los fondos se exhiben en 30 salas de la planta baja ordenados cronológicamente desde 1550 hasta la actualidad: Stubbs, Van Dyck, Gainsborough, Constable, los prerrafaelitas… Bajando al sótano encontrarás las obras gráficas y las exposiciones temporales. La Clore Gallery dentro de la Tate, está dedicada en exclusiva al pintor William Turner.

Tate Modern, Londres, Reino Unido

Tate Modern

La otra sede es la Tate Gallery of Modern Art, enclavada también junto al río pero en la otra orilla, en Southwark, frente a la City y al lado mismo del Teatro Globe, donde Shakespeare representaba sus obras. Allí también se pueden conseguir buenos hoteles en Londres y estarás a un paso de la city o de la Iglesia de St.Paul a través del Puente del Milenio.

Ocupa el edificio de la antigua central eléctrica de Bankside, un enorme lugar acristalado reformado por los arquitectos suizos Herzog & De Meuron de forma atrevida para exponer los movimientos artísticos del siglo XX: Matisse, Kandinsky, Picasso, Liechenstein, Bacon, Pollock, etc. Además de la colección de escultura cuyas obras más emblemáticas quizá sean El beso de Rodin y La Fuente de Marcel Duchamp.

Foto/ Flickr de Zyllan
Foto/ Flickr de Loz Flowers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*