Cita en Florencia: el Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio

Si preguntas a cualquier turista que haya pasado por Florencia, te dará uno de los mejores consejos de viaje: cruza con tiempo el Pontevecchio.
Porque el paso por allí no es simplemente un cruce de orilla a orilla del río Arno. Toda una comunidad de artistas, vendedores callejeros, fotógrafos y florentinos apurados se dan cita en un mínimo espacio común.

La ciudad tiene 6 puentes, pero el Pontevecchio es sin dudas, el más famoso además de ser el más antiguo.  Originariamente fue construido en madera por los romanos en el siglo I para unir ambas partes de la ciudad por sector más estrecho del río. Una inundación dio cuenta de él destruyéndolo y en  1348 fue reconstruido por los arquitectos Taddeo Gaddi y Neri Fioravanti.

Siempre fue pensado como un mercado, donde los tenderos y artesanos comerciaban sus productos. Además, las ventas realizadas sobre el puente estaban exentas de impuestos.

En la actualidad se paga impuestos por todo y además, desde finales del siglo XVI se prohibió la venta de alimentos para evitar los olores de las carnicerías y pescaderías que hasta entonces se ubicaban aquí.
Desde entonces y hasta nuestros días, un nuevo gremio se hizo cargo del mercado del ponte: los joyeros.

El Ponte Vecchio

El Ponte Vecchio

La estructura del puente es muy peculiar. Los tenderos fueron ampliando sus locales y las construcciones sobresalen sobre el río.
Por encima de las tiendas pasa el Corredor Vasariano construido por el arquitecto Giorgi Vasari por pedido de Cosimo para conectar el Palacio Vecchio con el Palacio Pitti pasando sobre la Galería de los Oficios.

Al final del puente comienza la calle Guicciardini y siguiéndola a la izquierda nos encontramos con la plazoleta y la Iglesia de Santa Felícita.La zona del Pontevecchio está poblada de museos, galerías de arte, finos restaurantes y algunos de los mejores hoteles de Florencia.  Sin embargo, a corta distancia encontraremos opciones de hoteles económicos que nos darán buen servicio a nuestro paso por la capital de la Toscana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*